“El valor de las cosas (visto por un niño)”

Con sus diminutos ojos contempló el billete, que uno de sus familiares depositaba sobre una de sus pequeñas manos. El niño levantó la mirada hacia el familiar esperando algo más: ¿es qué no había un beso? ¿Qué más le daba a él el dinero sino había afecto?

Aunque alguien, unos años mayor que él, le hubiera dicho en una importante ocasión: <<tranquilo, algún día mirarás más por el dinero que te dan, que por como te tratan. Cuando tengas mi edad, no te importará el cariño, sólo tendrás pensamientos para el dinero>>. Pero él era un niño pequeño y prefería cualquier otro tipo de regalo, por diminuto y barato que fuera, antes que el simple y despegado hecho de depositar un billete en una caja de caudales.

-¿Y?

Su familiar enarcó una ceja y con una mano en el bolsillo, preguntó al niño con desdén: -¿acaso te parece poco? Los niños de hoy en día sois todos unos desagradecidos. ¡Deberías haber vivido tú en los tiempos de mi abuelo! ¡Mire usted! ¿Preguntar “y”? Acto seguido, el hombre guardó el billete en la cartera y se alejó maldiciendo al niño, que lo había dejado en ridículo ante toda la familia.

El pequeño mantuvo la manita en la misma posición durante un buen rato. ¿Qué había hecho mal? ¿Había dicho algo ofensivo? ¿Lo reñirían ahora sus padres?

-¡Vamos, jovencito! Esconde esa mano que va a pasar por aquí “El Coco” y te la va a robar.

Aún sin comprender la extraña escena vivida, el niño introdujo ambas extremidades en los bolsillos de sus bermudas y, se sentó a la mesa de sus padres; porque no quería parecer descortés ante el resto de parientes que, como cada mayo, se juntaban para celebrar el aniversario del bisabuelo Manuel, muerto ya hacía años pero recordado todavía por todos.

Como la mayor parte de las cosas en esta vida, el bisabuelo Manuel era recordado y vitoreado año tras año, debido a la gran fortuna que había dejado en este mundo. Fortuna que sus descendientes seguían disfrutando en ese momento y, de la que el familiar incrédulo se vanagloriaba en todo momento. ¿Pero por qué era tan importante el dinero?

-¿Juegas? Le preguntó el niño a una prima suya, que no se había movido de su asiento en toda la tarde. Ante sus palabras ella le contestó lo siguiente: -no, porque podría ensuciarme el vestido y ha costado mucho dinero. Me lo ha dicho mi madre. Es un diseño exclusivo para mí.

-¿Y vosotros? ¿No jugáis al fútbol?

-Nosotros dos tampoco. El tío va a llevarnos a dar un paseo en su descapotable. Es que lo han traído desde Alemania y le ha costado mucho dinero.

El pequeño volvió a sentarse en su silla y prefirió callar. ¿Por qué era tan importante el dinero en su familia? En su familia y en lo que no era su familia; porque casi todo el mundo que conocía, incluso algunas personas con las que se había encontrado en distintos comercios, vivían única y exclusivamente para acumular bienes. Sin embargo la vida no es del todo vida, si solamente hay bienes de por medio. El cariño también es muy necesario, a pesar de lo que se diga. Aunque ésto último nadie parecía entenderlo. Nadie excepto Candela.

 

-¿Pero qué ven mis ojos? ¿Dónde está el chiquitín de la casa?

-¡Candela! Exclamó el niño mientras corría hacia ella con los brazos abiertos . ¡Al fin hallaba a alguien que le hacía caso! Ya que sus padres, en algunas ocasiones, tampoco se preocupaban demasiado por él; sobre todo cuando se encontraban de vacaciones y sabían que el niño estaba bien cuidado. Entonces su madre siempre solía decirle: <<las conversaciones de adultos son conversaciones de adultos, por lo que tú, aunque quieras, no puedes intervenir. Así que: ¡hala! ¡A correr!>> Y su padre casi siempre estaba leyendo las noticias o las llamadas novelas policiacas, así que…

-¿Ya estás aquí de nuevo, pequeño? ¿Cómo todos los años?

Candela trabajaba en el balneario del pueblo, del que el bisabuelo Manuel era natural y, realmente era la única persona que mantenía una relación afectuosa con el pequeño. Sin tener tantas riquezas como ellos, ya que los muebles de la casa no hubiesen quedado fuera del Museo del Romanticismo, la mujer era mucho más feliz. Y lo más importante: al niño le prestaba la atención que necesitaba. Jugaba con él sin ningún tipo de reparos y, sobre todo, le hacía caso, que era la única necesidad que el chiquillo tenía. ¿Para qué quería él costosísimos juguetes, sino tenía con quien disfrutarlos?

Cuando el niño se encontraba con Candela el cielo se abría para él, ya que con una pequeña caricia, un beso o echando mano a una historia cualquiera, podía la mujer conseguir el efecto que el niño buscaba. Porque Candela veía el mundo con ojos de niña y, valoraba los objetos y acciones por lo que representaban, no por lo que costaban.

 

Relato publicado en Tus Relatos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s